Crónica de un No-Desahucio (poco anunciado)

Salimos de casa un poco tarde, como siempre vamos con prisas. Ayer nos enteramos de un desahucio en el barrio. El primer desahucio pensé, pero seguro no lo era. Llegamos inseguros de encontrar la calle correcta, está todo muy tranquilo, parece que no va a haber nadie. Un poco antes de doblar la esquina escuchamos voces “ESTE DESAHUCIO LO VAMOS A PARAR”. Me siento más tranquila. Cuando vemos el grupo me vuelvo a sentir inquieta, como mucho hay 50 personas. Aún así el ambiente es reivindicativo, festivo, positivo, se siente la unión. Mucha gente con pancartas haciendo alusión a la crisis, a los bancos, al despropósito.

 

Dejo mi bici apoyada en la pared, me uno al grupo. Un vecino, del propio edificio, nos pregunta qué si es por la señora del segundo. Una mujer que parece bastante informada le cuenta: sí, es por esa señora. El vecino corrobora que lleva tiempo enferma, que cada poco viene una ambulancia y se la lleva. La mujer le cuenta que la anciana al estar enferma y recurrentemente hospitalizada  se ha despistado en el pago del alquiler y la dueña ha aprovechado para iniciar el proceso judicial. Al salir del hospital y ser consciente de la situación la inquilina ha intentado pagar los atrasos y los gastos judiciales, pero la dueña se ha negado. Claramente no le convenía, es la última inquilina de renta antigua que le queda. “Qué cabrona la casera”, se le escapa al vecino. Confirma que son pisos grandes, que antes vivía gente mayor, vecinos de toda la vida, pero han ido desapareciendo. Ahora los pisos se los alquilan a estudiantes. El edificio por dentro lo tienen de aquella manera.

Se acerca una mujer con un niño de unos 5 años. El niño no quiere quedarse, le dice “sólo 4 minutos”. La mujer acepta el trato.

 

Viene un grupillo que parece del juzgado. Baja la abogada de la inquilina. Dialogan un rato. No se sabe qué pasa. Ahora vienen con la policía, quieren entrar, entregarle la documentación a la afectada.

El grupo de vecinos se concentra delante del portal. “NO SE ENTRA, NO SE ENTRA”.

 

Poco a poco han ido llegando más vecinos, saludo a varios asiduos a la Asamblea, también hay caras conocidas de El Patio. Otra gente de otros barrios. Un señor me comenta que ha venido de Villaverde. Hoy ha podido venir porque está de vacaciones, al desahucio de mañana , en Virgen del Lluc, no podrá ir: se va unos días a la playa. “Es que ya están pagadas”, dice disculpándose.

 

La gente está inquieta. Somos un grupo pequeño. La mujer enterada hace varias llamadas, intenta convocar a más gente. La gente manda sms, tuitea, escribe en facebook. Hace falta más fuerza.

 

Pasa un rato, vuelve la policía, quieren entrar otra vez. No lo consiguen. El grupo está expectante y optimista. La calle lleva cortada casi desde el principio, coches de policía a cada lado. Otro hombre se queja: “Anda que ya está bien, 6 policías para esto, un juzgado con 3000 casos que da prioridad al desahucio de mañana ,¿esto es una prioridad? ,¿echar de su casa de toda la vida a una mujer de 83 enferma de cáncer es una prioridad? ¡Vaya mierda de justicia!”.

 

De repente se corre la voz. Se van. ¡Se van! Todos gritamos unidos “SE PUEDE, SE PUEDE”. Esta vez se ha podido, por los pelos.

 

Cojo la bici y me voy corriendo al trabajo. No puedo quedarme al final feliz.

 

 

————–

El desahucio fué pospuesto para el día 12 de Septiembre. Fué una pequeña victoria, pero tendremos que seguir luchando.

2 Comments

Filed under Crónicas

2 Responses to Crónica de un No-Desahucio (poco anunciado)

  1. roberto

    Muy buena crónica y me alegro muchísimo por que lo consiguierais!!!
    Adelante!!!
    😀

    ¿Te gusta o no te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  2. ana ji

    GRAAAANNDEEEESS!!!!!!!!!

    ¿Te gusta o no te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *