Declaración Universal de los Derechos Humanos – Artículo 17

Tal y como quedamos en la pasada asamblea del 26 de nov, os remito la propuesta de texto para proponer por nuestra plaza respecto a los derechos humanos, el próximo 10 de diciembre. Lo he realizado tomando como base un texto de Jose Manuel Naredo que hace parte del libro: «Luces en el laberinto. Autobiografía intelectual. Alternativas a la crisis [Reflexiones con Óscar Carpintero y Jorge Riechmann]».

Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Artículo 17.

1. Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente.

2. Nadie será privado arbitrariamente de su propiedad.

 

LA PROPIEDAD: Ni abolición ni protección indiscriminada

 

Uno de los pilares en los que se apoya el modelo profundamente antidemocrático de la sociedad actual, es la propiedad. LA PROPIEDAD, garantiza el respaldo legal y la aceptación social de unos derechos  desigualmente repartidos entre los ciudadanos que, paradójicamente, se definen iguales, a favor de algunos afortunados y frente a una mayoría de desfavorecidos.

 

En un modelo de sociedad realmente democrático los problemas de desigualdad e injusticia social derivados de este “DERECHO” no se resolverían tan solo repartiendo mejor la propiedad, sino que habría que redefinir la pro­pia teoría que la sacralizó al considerarla “fruto del trabajo”, y que se sigue manteniendo por inercia, desde el siglo XVII, pese a que sus planteamientos han quedado claramente obsoletos, debido a  las intensas transformaciones operadas en la organización social desde que se formuló dicho concepto hace siglos.

 

La Revolución francesa, al hacerse en contra de los privilegios que otorgaban a la nobleza derechos sin debe­res, no pudo considerar sagradas sus propiedades, sino que las expropió instalan­do en ellas millones de campesinos, distinguiendo entre la propiedad legítima (sagrada) del campesino que trabaja su tierra, y la ilegítima de la nobleza. Sin embargo, hoy se alega que toda la propiedad es legítima y se sigue sacralizando en bloque, dando lugar a nuevos e indiscutidos privilegios.

 

Actualmente el grueso de la propie­dad no es fruto del trabajo de sus propietarios, como tampoco de los gestores de las grandes corporaciones. La propiedad de los ricos está constituida por activos financieros que no son fruto de su trabajo y les otorgan derechos sin deberes.

 

Asimismo, hoy en día resulta tan absurdo defender en bloque todas las propiedades como proponer su abolición también en bloque, cuando la propiedad es, realmente, una categoría extre­madamente ambigua, que puede englobar distintos tipos de derechos que solo tienen en común ser ejercidos por personas físicas o jurídicas y respalda­dos por el Estado.

Por lo tanto, no tiene sentido tratar toda la propiedad, ni todas las actividades económicas vinculadas a ella, como si estuvieran al mismo nivel. Un derecho a la propiedad mínimamente consistente y adaptado a la realidad actual ha de distinguir al menos las propiedades ligadas ya sea al trabajo y a las actividades económicas ordinarias o al uso y disfrute de sus propietarios, de aquellas otras financieras o inmobiliarias que tienen como función principal salvaguardar y ampliar el poder y la  riqueza de sus propietarios.

 

Una ética adaptada a la situación actual ha de dar un tratamiento diferenciado a la pro­piedad a fin de recortar o abolir los privilegios que estas últimas formas de propiedad otorgan a ciertos grupos sociales y empresariales minoritarios en su carrera de acumulación de poder y de riqueza.

 

Por todo ello proponemos una modificación sustancial del artículo 17 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Que quedaría redactado así:

 

Declaración Universal de los Derechos Humanos

Artículo 17.

Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente, siempre que su ejercicio no suponga acumulación de riqueza o de poder, o el menoscabo de la naturaleza.

1 Comment

Filed under Acciones, Asamblea Barrio Malasaña

One Response to Declaración Universal de los Derechos Humanos – Artículo 17

  1. helen rodriguez

    esta bien lo delapropiedad si es para pagar algun daño causado a terceros pero si en algun caso se trate de un documento el cual es necesario para mantener el trabajo de dicha persona es necesario entregarlo o de otra manera los daños cusados no se ppodrian cancelar porque si de este documento depende el trabajo de lapersona como se podria pagar los daños causados ya sin trabajo creo que es algo ilogicoy estupido cobrarle a alguien que no tiene trabajo. hay que saber pensar que es lo que seva a decomisar un ejemplo la licencia de conducir si fuera esta la unica manera de tener trabajo y si si la decomisan y el procesos se lleba mas del año o mese quien sabe como se hace este cao quedamos iguales los afectados terminarian siendo los mismo a los que se les causo el daño creo es algo ilogico ya sin trabajo creo que nadie se haria cargo de pagar espero tomen en cuenta y usemos la cabecita para pensar grasias att. Helen Rodriguez.

    ¿Te gusta o no te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *